Etapa de investigación

Los materiales  y reactivos que utilizados en esta primera etapa han sido:

  1. Balanza electrónica
  2. Probeta 100ml
  3. Espátula metálica
  4. Vaso de precipitados
  5. Soplete
  6. Crisol
  7. Recipiente para extender el plástico
  8. Placa calefactora
  9. Varilla de vidrio
  10. Almidón de maíz
  11. Almidón de patata
  12. Almidón de trigo
  13. Glucosa
  14. Ácido cítrico
  15. Ácido acético
  16. Agua destilada
  17. Glicerina

 METODOLOGÍA DE LA FASE EXPERIMENTAL

A principios de curso empezamos este proyecto realizando una amplia revisión bibilográfica para conocer y entender el método, además de saber en qué punto se encuentra este campo de investigación actualmente. Comenzamos seleccionando la materia prima necesaria siguiendo la hipótesis y basándonos en la información recopilada,  empezamos obtener bioplástico en el laboratorio. Para ésto, utilizamos diferentes polímeros naturales, harina de maíz, harina de trigo y almidón de patata (el cual se extrajo en el laboratorio de patatas) y como componente fijo, glicerina (excedente de la producción de biodiésel en la que están trabajando nuestras compañeras), un  poco de ácido, vinagre o ácido cítrico (extraído de frutos cítricos) y agua destilada.

Cuando ya habíamos trabajado y obtenido bioplástico de los distintos polímeros naturales mencionados, empezamos a probar con distintas proporciones de cada reactivo, observando las distintas características que se obtenían en cada producto.

El proceso de fabricación del plástico consiste en lo siguiente:

  1. En primer lugar, medimos la masa necesaria del componente sólido (polímero natural) necesario con la balanza electrónica en un vaso de precipitados.
  2. A continuación, medimos con la probeta el volumen de los distintos componentes líquidos, de la mezcla (agua y ácido), la cual vertemos al vaso de precipitados utilizado anteriormente para medir la masa del componente sólido.
  3. Seguidamente, colocamos el vaso encima de la placa calefactora y removemos la mezcla con una varilla de vidrio.
  4. Cuando la mezcla empieza a ser más espesa, retiramos el vaso de la fuente de calor y extendemos la mezcla en una bandeja con la espátula.
  5. Aproximadamente 48 horas más tarde ya podremos retirar el plástico totalmente seco.

Las cantidades de las muestras fueron variando, dependiendo de cómo se observaba la muestra inicial, aumentando o disminuyendo los reactivos.

El almidón de patata lo obteníamos previamente a la obtención de bioplástico. Para ello pelábamos y rallábamos la patata, ésta se dejaba en remojo durante unas cuantas horas. Posteriormente se retiraba la patata (que puede ser reutilizada) y parte del agua, y se filtraba la suspensión que quedaba en el vaso, recogiéndose, de esta manera el almidón.

A todos los diferentes bioplásticos obtenidos se les hizo un estudio de características como flexibilidad y resistencia, tiempo de degradación, impermeabilidad, aislante y su temperatura de fusión.

  • La flexibilidad y  resistencia se observó con nuestras propias manos. Con una superficie aproximada de 0,1 metros cuadrados de plástico, se colocaron objetos pesados hasta que se rompía. 
  • Para comprobar el tiempo de degradación, se tomó, aproximadamente, 0,1g del bioplástico y se dejó a la intemperie, sometido a las inclemencias meteorológicas. Se observó durante, aproximadamente, un mes.
  • Su impermeabilidad se observó poniendo en contacto con agua.
  • Para observar su carácter aislante, el bioplástico se utilizó para coger objetos muy calientes. Comprobamos que podíamos hacerlo sin quemarnos. También para comprobar su carácter de aislante de la electricidad se le aplicó una corriente eléctrica continua, de poca diferencia de potencial, y se comprobó que no había continuidad alguna.
  • La temperatura de fusión se intentó medir, dándole calor hasta que pasase a estado líquido. No se obtuvieron resultados, por lo que comprobamos que el plástico es termorresistente, lo que implica que para darle forma al  material, se debe hacer en el momento de la hacerlo, se debe moldear en ese momento, porque no se podría hacer de otra manera más tarde.

 También, con los bioplásticos obtenidos se intentó sacar unos filamentos para poder usar en una impresora 3D. Para ello usamos un microtubo y jeringuilla (construidos por nosotros mismos), por el cual hacíamos pasar el plástico recién obtenido, aún semilíquido.